El Verano: Patologías más frecuentes

Esta semana en el blog vamos a hablar de los problemas de salud más típicos en verano, como podemos prevenirlos y cómo actuar en el caso de que nuestro perro muestre síntomas.

EL GOLPE DE CALOR

El más peligroso y conocido es el golpe de calor. Los animales más susceptibles a un golpe de calor son cachorros y viejitos, perros obesos, perros con nariz chata, perros y gatos con problemas de corazón o respiratorios.

Los síntomas del golpe de calor, los vamos a detallar de menos a más graves; jadeo intenso, taquicardia, debilidad generalizada (tambaleo), salivación excesiva, lengua de color azulado, temblores musculares, incapacidad para levantarse, dificultad respiratoria.

¿Qué hacer? Ante los síntomas leves, aplicar agua fría que no helada en patas, abdomen, axilas, cuello y cabeza, colocarle en un lugar sombreado y fresco. Ante los síntomas graves, trasladar al veterinario de forma urgente la vida del animal corre peligro. Mojar con agua fría durante su traslado.

NUNCA DEBEMOS: Mojar con agua helada, ni con alcohol puesto que disminuir la temperatura de forma rápida y brusca puede producir edema cerebral. Tampoco debemos dejar al animal tapado con toallas mojadas ya que impediríamos la evaporación del calor.

Cómo evitar el golpe de calor:

  • No correr o montar en bici o cualquier otro ejercicio intenso con temperaturas superiores a 28 grados.
  • No dejar animales atados o alojados al sol.
  • Nunca dejar un animal en el coche AUNQUE SEA A LA SOMBRA Y LAS VENTANAS PERMANEZCAN ABIERTAS.
  • Proporcionar lugares de descanso sombreados y agua fresca.
  • Pasear menos tiempo y en las horas más frescas del día.

CONSEJO: Las temperaturas extremas hacen que no saquemos tanto a nuestros perros y tampoco conviene lanzarles la pelota para que se cansen. Por ello en verano puedes entretener a tu perro con actividades acuáticas o proporcionando cubitos de hielo para que lama y juegue. Por ejemplo, en un vaso de yogur puedes poner un trozo de melón, sandía o una salchicha, llenarlo de agua y congelarlo. Dáselo a tu perro y le proporcionará un rato divertido para pasar mejor estos calores.

LAS ESPIGAS

Otro problema muy frecuente en verano, pueden ocasionar problemas leves pero en ocasiones pueden generar un problema muy severo. Las espigas se clavan en la piel sobre todo en espacios interdigitales y pecho del animal. También suelen entrar en los oídos, ojos, nariz, boca y por la vulva.

Cuando entran por un orificio generan mucha molestia en el animal, en esto momento hay que acudir al veterinario puesto que la espiga está reciente y si se extrae los daños producidos y colaterales (como infecciones severas) no se van a producir. Si la espiga migra, puede que el animal deje de quejarse o rascarse pero en este caso, en días la infección y el daño generado por el trayecto de la espiga cursará de forma más grave. Es el caso de espigas que entran en el oído o por la nariz, el animal estornuda mucho o se rasca la oreja insistentemente, paradójicamente a las 24 horas parece que ya no se queja tanto pero la espiga sigue migrando hacia el pulmón o el oído medio generando luego una patología más grave.

Cómo evitar las espigas:

  • Inspeccionar a nuestro perro a la vuelta de cada paseo. Con dos minutos de cepillado quitaremos las espigas sueltas y podremos visualizar si alguna se ha clavado.
  • No tirar la pelota a nuestros perros en zonas secas, puesto que al lanzarse a cogerla del suelo pueden entrar espigas, en nariz, ojos, boca, oído (al agachar la cabeza).
  • En perros con mucho pelo entre los dedos, en orejas y zona perineal hay quitar todo ese pelo donde se quedan las espigas.
  • En perros con mucho subpelo, evitar que tengan pelo muerto de la muda puesto que favorece que las espigas se queden y claven.

CONSEJO: Si el pelaje está cuidado menos probabilidades de que las espigas se claven en el cuerpo. Ante síntomas como sacudir la cabeza, estornudos, ojos con legañas acudir al veterinario para que descarte un cuerpo extraño.

QUEMADURAS EN ALMOHADILLAS

Suele también ser una patología frecuente en verano.

Los perros caminan sin protección en suelos que adquieren temperaturas muy elevadas y mantienen mucho tiempo el calor, como el asfalto o la arena de playa. Las quemaduras o grietas en almohadillas generan cojeras y mucha molestia en los animales.

Un síntoma previo a la cojera suele ser que el lamido excesivo de las almohadillas, observa su estado y si las ves agrietadas y secas acude al veterinario.

CONSEJO: Evitar pasear a las horas de sol y cuidar con productos especiales las almohadillas en la época veraniega será suficiente para prevenir quemaduras.

ALGUNOS CONSEJOS PARA LAS VACACIONES

  1. Permite beber agua limpia a tu perro con frecuencia, de lo contrario es probable que beba agua del mar o agua estancada. Esto originará vómitos y /o diarrea fastidiándote las vacaciones.
  2. Antes de salir a pasear, moja las extremidades, cabeza y abdomen de tu perro o bien puedes utilizar un chaleco refrescante. También existen camas refrescantes para ayudar a sobrellevar las elevadas temperaturas a nuestras mascotas.
  3. Pregunta a tu veterinario si tienes que tomar alguna precaución especial, depende de tu lugar de veraneo.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *